miércoles, 22 de febrero de 2017
 

Twitter

Debido a un error, posiblemente de latencia en la conexión a Twitter, los tweets del usuario no pueden mostrarse.

Los creadores reclaman a las Naciones Unidas un “ecosistema creativo” más justo

 



Con motivo de la celebración del Día Mundial de la Propiedad Intelectual el pasado domingo, 26 de abriil, el Presidente de la Confederación Internacional de Sociedades de Autores y Compositores, Jean-Michel Jarre, ha hecho pública la siguiente declaración, en nombre de los cuatro millones de creadores representados por las sociedades miembros de la CISAC:

 

El Artículo 27(2) de la ‘Declaración Universal de los Derechos Humanos’, adoptado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1948, establece que ‘Toda persona tiene derecho a la protección de los intereses morales y materiales que le correspondan por razón de las producciones científicas, literarias o artísticas de que sea autora’.

 

Estas palabras son igual de válidas ahora que hace 70 años. La cultura es lo que une a la gente y es la expresión de la diversidad cultural, tan apreciada por las Naciones Unidas y la Unesco. El acceso a la cultura es fundamental para el desarrollo de la humanidad. Esto va unido a la libertad de expresión y a la libertad de creación”.

 

“Para nosotros, los derechos de los creadores son igual de importantes. Sin estos derechos morales y económicos, los creadores quedarían privados de un medio para ganarse la vida y para seguir creando libremente, y también perderían el control sobre la utilización que se efectúa de sus obras”.

 

“Pero para que esto ocurra, los creadores necesitan recibir una remuneración justa por el uso de sus obras creativas. En el sector de la música, hemos lanzado el proyecto Fair Trade Music para resolver esta cuestión. En el sector de las artes visuales, estamos reclamando, bajo la égida de la OMPI, la promulgación de un Tratado internacional sobre el derecho de participación del artista.

 

“La existencia de unos ecosistemas creativos depende de que se reconozca que las obras de la creación aportan valor a numerosos negocios que no existirían sin ellas. Lo que los creadores solicitan a cambio es sencillo: recibir una compensación justa por el uso de nuestras obras y contar con una protección para nuestros derechos. Instamos a todos los países representados en las Naciones Unidas a respaldar nuestra petición y a trabajar junto con los creadores de todo el mundo para garantizar un futuro mejor para los mismos”.